12 ago. 2010

Otro año sin ver las lágrimas…

…de San Lorenzo o Perseidas. Este año además se daba el factor a favor de que había luna nueva, produciendo una oscuridad mayor, lo que facilitaba la visión de estas pequeñas joyas, que apenas si da tiempo a ver y admirar. Pero como suele ser normal en Euskadi, la nubosidad (que tanto deseamos para fotografías con niebla) nos impedirá cautivarnos con este “pequeño” gran fenómeno de lluvia de estrellas.
Viendo el parte metereológico me tendría que desplazar más de 3 horas en coche hasta conseguir una zona sin nubes, y mañana hay que trabajar.
Lo intentaremos mañana, que aunque ya no sea el máximo de actividad, seguro que algo veremos.
La imagen corresponde a la playa de Meñakoz. Una playa complicada para componer y moverse por las rocas, acentuándose estos inconvenientes aun más por la noche.