23 feb. 2011

La cueva marina


En la entrada de “Una imagen duele más que mil palabras" relaté como a los 6 días de comprar una Nikon D2x, partí/rajé el pentramisma. En esta entrada describo cómo me partí/raje la cabeza literalmente. Aunque reconozco que me dolió más lo de la cámara.

En la costa de Asturias hay una cueva a la cual se accede por una ladera y luego esta cueva acaba abriéndose al mar. Calculo que desde la entrada, hasta donde se abre la cueva, habrá unos 150 m.

Es una experiencia inquietante y abrumadora ir adentrándote en la cueva con la luz del frontal (imprescindible) y avanzar por la oscuridad, oyendo al fondo el embate del mar sin poder verlo. Llega a dar la sensación de que va venir una ola que no ves y te va arrastrar.

No era la primera vez que me adentraba en esta “pequeña catedral” de la naturaleza, ya que estaba tratando de repetir y mejorar algunas imágenes, de espaldas al mar, por lo que tenía que estar alerta constantemente de que no llegara ninguna ola que pudiera arrastrarme.

Seguí fotografiando hasta que oí lo que parecía ser una ola grande, además la luz que entraba por la abertura de la cueva desapareció, así que instintivamente me levanté precipitadamente, estampando mi duro cráneo contra una estalactita aun más dura. Me frote la cabeza aliviándome y tranquilizándome porque la ola no llegaba hasta mi zona. Seguí fotografiando hasta que me percate de que, lo que creía que eran las goteras de las estalactitas era en realidad mi sangre, el susto fue enorme: no distinguía de que envergadura era la herida de la cabeza, lo que si sabía era que no paraba de sangrar a pesar de presionar la herida, estaba solo, tenía que salir de la cueva y conseguir cobertura para llamar al 112. Mientras trataba de salir de la cueva el frontal iba perdiendo luz. Fueron los 150 m más largos de mi vida.

Por fortuna pude conseguir ayuda y la historia finalizó con unos cuantos puntos de sutura en la cabeza.

18 feb. 2011

Un día de furia


Últimamente el mundo está como la imagen (Isla de Mouro) de esta entrada: furioso. Sí, es verdad que en cierta forma, siempre lo ha estado con sus diferentes altibajos, pero no, con la asiduidad e intensidad actual y en tantos países. Me ilusiona que la ciudadanía emerja para defender y luchar por sus derechos, para reclamar las promesas incumplidas, o combatir contra dictadores; o para luchar contra ladrones, explotadores, corruptos y demás indeseables, los cuales creo que se hacen llamar “políticos”.

Sin embargo aquí los mismos corruptos y mentirosos (me da igual si son de color “rojo o azul”) vuelven a presentarse a las elecciones y la ciudadanía les vuelve a votar. Para que luego la luz suba “un simple café”, o para que algunos se hagan trajes y realicen grandes fiestas con nuestros impuestos. Ellos solamente tendrán que trabajar 7 años, nosotros 40.

Entiendo que no estamos en las mismas condiciones que otros países, pero me parece triste que otros países nos tengan que dar lecciones.

9 feb. 2011

Una imagen duele más que mil palabras


Esta primera imagen corresponde al primer amanecer que realicé con mi recién estrenada Nikon D2x, allá por el 2005. Cinco días antes (un martes 19 de abril) me llamaron de la tienda, informándome de que podía pasar a recoger a mi nueva "niña". Como sé, que a las damas no se les hace esperar, fui rápidamente a recogerla. Me desplacé para probarla a la playa de Azkorri, donde hice las últimas luces. Los siguientes días, la meteorología no acompañó (para la costa), así que decidí esperar hasta el viernes para disfrutar del fin de semana probándola.

El sábado fue un día tranquilo en Aralar; pasé la noche allí. Al día siguiente en el amanecer, me tope con esta atractiva luna (una pena no tener más elementos para componer). Después, decidí desplazarme hasta un hayedo, el cual no conocía, y de cuyo nombre no me acuerdo, o prefiero no recordar, ya que es donde ocurrió la fatalidad.

Resbalé en unas rocas junto al río y caí lateralmente junto con la cámara. El resultado es el que veis en la imagen de abajo. La parte del pentaprisma de aleación de magnesio rajada, y mis huesos intactos. Creo que solicitaré a Nikon que los próximos cuerpos los haga de aleación de hueso (Vasco a ser posible).