20 feb. 2012

Las rocas vuelan (como el dinero público)


Al mal tiempo buena cara, imaginación. El aburrimiento y las largas esperas alzan esta cualidad (que remedio, hay que amortizar los gastos).

Ya que estaba a más de 400km de mi querido “sofá” y la previsión meteorológica no era muy halagüeña para paisaje marino empecé a disparar a estos pequeños detalles (que seguramente no habría visto si hubiera tenido otra climatología). Lo malo de ser fotógrafo paisajista es que te pasas la mitad de las salidas diciendo “con lo bien que estaba en mi casa, sin gastar dinero”.

Luego te remuerde la conciencia por los gastos ocasionados de esa salida que no ha sido tan fructífera como deseabas. Pero yo a partir de ahora he decidido “auto engañarme” al igual que el abogado de Urdangarín diciéndome “todo fue un error contable, tranquilo”.


P.D.: Darle rápido para ampliar las imágenes. Antes de que las robe uno que sabemos todos....