25 jul. 2011

HAIZEA (VIENTO)

En dos ocasiones he tratado de realizar fotografías nocturnas en las Bardenas, y en ambas ocasiones el viento me lo impidió (el viento y el trípode no se llevan bien). La fotografía de naturaleza es así (como dirían los futbolistas).  La primera vez solamente pude fotografiar los campos de cultivo que veis en esta primera imagen. (hay que adaptarse a lo que te ofrece la naturaleza).


La segunda vez comprobé que tampoco podía hacer nada y busque el sitio más refugiado para usar las pequeñas y escasas  lomas, junto con el coche como cortavientos. En esta última ocasión a pesar de que no pude sacar las imágenes deseadas (limitadas por el refugio), disfrute enormemente de la las “Lágrimas de San Lorenzo”, en ocasiones hay que disfrutar de estos bellos momentos sin pensar el resultado.  También aprendí que las predicciones de viento son muy malas…

5 comentarios:

  1. Pura belleza dificil de describir si uno no es testigo de ella, como la que nos muestras. A veces, la naturaleza hace de las suyas para que prestemos toda la atención a lo que estamos presenciando, algo que en lo cotidiano no podemos vivir, i darnos cuenta. A veces,ese viento, nos despierta de nuestros objetivos, y consigue que ampliemos nuestra presencia y nuestro presente, y podamos ser conscientes de la maravilla de la que formamos parte. Un fuerte abrazo, y ...Hmmm, seguiré contemplando esa maravilla de nocturna que captaste, un rato largo....

    ResponderEliminar
  2. Que bonitas las Bardenas Reales de noche, estuve por ahi el mes pasado pero solo de día, tengo que volver a ver las estrellas, y a ver si no me toca tanto aire jeje.
    Colgué algunas fotos en http://machbel.com/bardenas-reales-el-desierto-navarro/
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues sí que estaba agitado el mar de cereales...!

    A pesar de ello te quedó una bonita y melancólica imagen del firmamento nocturno con lágrima incluída.

    ResponderEliminar
  4. Dos fotografías totalmente diferentes a lo que solemos estar acostumbrados a ver de Bardenas Reales.

    Las veces que he estado en éste lugar, tengo el recuerdo del viento y alguna foto que también lo corrobora.

    Queda patente que el fotógrafo debe lidiar con la climatología y adaptarse a ella. Con tu técnica, experiencia y amplia visión de la naturaleza, lograste dos instantáneas muy atractivas y probablemente algunas más que estarán a buen recaudo dentro de tu disco duro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Aupa, Asier! Los buenos fotógrafos deben aprovechar las circunstancias y saber sacarle partido a cada situación y tú, si me lo permites, eres un crack en eso! Un abrazote!

    ResponderEliminar