9 feb. 2011

Una imagen duele más que mil palabras


Esta primera imagen corresponde al primer amanecer que realicé con mi recién estrenada Nikon D2x, allá por el 2005. Cinco días antes (un martes 19 de abril) me llamaron de la tienda, informándome de que podía pasar a recoger a mi nueva "niña". Como sé, que a las damas no se les hace esperar, fui rápidamente a recogerla. Me desplacé para probarla a la playa de Azkorri, donde hice las últimas luces. Los siguientes días, la meteorología no acompañó (para la costa), así que decidí esperar hasta el viernes para disfrutar del fin de semana probándola.

El sábado fue un día tranquilo en Aralar; pasé la noche allí. Al día siguiente en el amanecer, me tope con esta atractiva luna (una pena no tener más elementos para componer). Después, decidí desplazarme hasta un hayedo, el cual no conocía, y de cuyo nombre no me acuerdo, o prefiero no recordar, ya que es donde ocurrió la fatalidad.

Resbalé en unas rocas junto al río y caí lateralmente junto con la cámara. El resultado es el que veis en la imagen de abajo. La parte del pentaprisma de aleación de magnesio rajada, y mis huesos intactos. Creo que solicitaré a Nikon que los próximos cuerpos los haga de aleación de hueso (Vasco a ser posible).


9 comentarios:

  1. Sí que le diste un buen viaje a tu dama, aún lo recuerdo... ¿Acaso no sabías que a las damas hay que tratarlas bien? Bueno, la verdad es que yo tampoco puedo hablar, jejeje... Un abrazote!

    ResponderEliminar
  2. Vaya castaña ...
    Este verano vi una D3 con un 70-200 VR bajo 20cm de agua pirenaica, con trípode y todo... La cara del fotógrafo no se me olvidará jamás.
    Salu2 , Asier. En unos días arreglada y p'alante.

    ResponderEliminar
  3. Homo pyrenaicus, esto ocurrió hace 5 años. Así que ya pasó por "quirófano" la D2x hace tiempo. Y parece que me la arreglaron muy bien, porque realizó y saca buenas imágenes :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Uuuufffff... sí que hace daño, sí. Tienes que avisar de que la imagen puede herir ciertas sensibilidades. Por cierto, por lo que dices aquí, fue al poco de estrenarla... te lo cubrió la garantía o hubo receta -seguro que casi tan dolorosa como la imagen.-???
    De hueso vasco, no pides tú ná... y luego los del extra-radio como las cargamos, jejeje...
    Un cordial saludo y que no tengas que mostrar muchas más imágenes de este tipo. Agurrrr.

    ResponderEliminar
  5. Enrique, fue al sexto día de estrenarla, como bien comentas (imagínate el dolor. Ni la había catado del todo aun) y hubo receta que pagar, aunque menos de lo que me esperaba. La parte superior que cambiaron la tengo como trofeo, :)(que menos)

    ResponderEliminar
  6. Pues si esa cámara quedó así, que si no es de hueso vasco, casi... imagínate una más sencillita... aún estarías recogiendo trocitos... y te lo dice uno que lo sabe... Pero no has desvelado del desenlace de la historia... pillín, jajaaa!Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Lo mismo me ocurrió a mi la primera vez que visite vuestra, que no por conocida, fantástica Barrika.
    La cámara sujeta en el trípode, sin asegurar una buena estabilidad de trípode por mi parte, y cuando en un momento de descuido este se ladeo, se precipito estrellandose directamente en un flysh. Resultado, cambio de la carcasa superior de la D2x, una broma de 1200 Eur, de los que al final recupere 600 pues la cámara quedo tocada internamente sin remedio, y ahí sigo.
    Por cierto, la enhorabuena por la entrevista publicada en Caborian.

    ResponderEliminar
  8. juas... de hueso de cabeza que se quedó en una cueva! Eso hay que patentarlo! jajajaja..

    ResponderEliminar
  9. Hola Asier !Vaya castaña que le distes !
    Yo también soy un experto en probar la resistencia de mis camaras ! !Y lo ultimo que me rompí fué el escafoides de la mano derecha! Parece ser que los valencianos somos más blanditos que vosotros los vascos,jeje! Un abrazo

    ResponderEliminar