18 feb. 2011

Un día de furia


Últimamente el mundo está como la imagen (Isla de Mouro) de esta entrada: furioso. Sí, es verdad que en cierta forma, siempre lo ha estado con sus diferentes altibajos, pero no, con la asiduidad e intensidad actual y en tantos países. Me ilusiona que la ciudadanía emerja para defender y luchar por sus derechos, para reclamar las promesas incumplidas, o combatir contra dictadores; o para luchar contra ladrones, explotadores, corruptos y demás indeseables, los cuales creo que se hacen llamar “políticos”.

Sin embargo aquí los mismos corruptos y mentirosos (me da igual si son de color “rojo o azul”) vuelven a presentarse a las elecciones y la ciudadanía les vuelve a votar. Para que luego la luz suba “un simple café”, o para que algunos se hagan trajes y realicen grandes fiestas con nuestros impuestos. Ellos solamente tendrán que trabajar 7 años, nosotros 40.

Entiendo que no estamos en las mismas condiciones que otros países, pero me parece triste que otros países nos tengan que dar lecciones.

2 comentarios:

  1. Pues si es necesario habrá que volver a aprender.

    ResponderEliminar
  2. ojala fueran solo 40... yo llevo desde los 18 :-P

    ResponderEliminar